jueves, 20 de julio de 2017

SRI AUROBINDO - JULIO DE 2017



SRI AUROBINDO
Julio 2017
Yo soy Sri Aurobindo. Hermanos y hermanas humanos encarnados, antes de que comience a expresarme, permitidme saludaros en el silencio y la paz del corazón, por unos instantes.
... Silencio...
Se me ha pedido venir entre vosotros con el fin de daros algunos elementos que conciernen a la irrupción del supramental a nivel del colectivo de la humanidad, que acompañará esta fase que queda por pasar en el seno de este mundo. Esto corresponde tanto al periodo presente como al periodo que corre desde ahora hasta el asa-planeta final.
Así como lo expuse en mi vida en numerosos poemas y en numerosos cuentos donde evocaba, mucho antes de que éste bajase sobre la Tierra por primera vez en 1988, y 84, de modo muy preciso en agosto, tuve la posibilidad de vivir mucho antes que todo el mundo los efectos de este supramental, incluso si en el seno de mi vida de entonces yo mismo concebí que iba a haber una nueva era sobre esta tierra, y por ello trabajé en la construcción de una ciudad que se acabó mucho después de mi muerte. No tenía los medios, en ese momento, de percibir claramente lo que sería el futuro, excepto en lo que concierne a la llegada del supramental que ya había descrito en su época como un fuego devorador que venía para transformar, para iluminar, para regenerar, y para crear un mundo nuevo. La dosis acumulada desde 1984 y 1988, os da a vivir lo que vivís desde hace muchos años.

Así como sabéis, desde hace un año, la acumulación de las partículas adamantinas en ciertos lugares permitió realmente el despliegue de la Luz adamantina, hoy por todas partes sobre la Tierra, favoreciendo la posibilidad del despliegue de este Fuego Ígneo durante este período. El Fuego Ígneo, a nivel colectivo, no va, de golpe, a traducirse para cada uno de vosotros por la Alegría, porque hace falta para esto que haya una permeabilidad total de la persona y de los circuitos llamados vibrales que han sido activados por la bajada del Espíritu Santo y del supramental desde hace por lo tanto más de treinta años, en lo que concierne a las primeras efusiones del Espíritu Santo.
Este proceso está llamado pues a tocar al conjunto de la humanidad en varias ocasiones, ya sea esto en el momento de la visibilidad de los signos celestes donde se efectuará el primer impulso de Fuego Ígneo a nivel colectivo, hasta el asa-planeta final que corresponde, como sabéis, a la transformación del Sol en una nueva dimensión libre, como en el momento de la ascensión de la Tierra. Pero esto os concierne también, bien evidentemente, a nivel de vuestra persona, como a nivel de la vuelta a la conciencia de vuestra eternidad.
Este Fuego Ígneo ya se expresa para aquellos de vosotros que han trabajado, de una manera o de otra, durante todos estos años o más recientemente, por la activación de los nuevos cuerpos en vosotros. No volveré sobre esto, sobre el documento descriptivo de todo lo que vivisteis o todo lo que era posible vivir por la Gracia y por la Luz. El umbral de difusión y de acogida de la primera ola total del supramental colectivo llegó.
Hace numerosos meses, en particular María os ha anunciado el principio del proceso ascensional de la Tierra que está aunado, os lo recuerdo, a vuestra liberación. Otras hermanas Estrellas, más recientemente, evocaron un cierto número de palabras, de ideas, de frases, de conceptos, concerniendo esencialmente al principio de las diferentes manifestaciones posibles en el mismo seno de vuestro cuerpo efímero y de su conciencia efímera, correspondientes a la fusión de sus propios Éteres, y ya no a nivel de la cabeza sino a nivel de la totalidad de vuestra conciencia.
Este cara a cara que numerosos de vosotros vivís, pero que no es todavía colectivo, os hace situaros en lo que es necesario para vosotros, para vivir en las condiciones más adecuadas vuestra liberación personal. Algunos de vosotros, por otra parte, viven un estado de liberación que viene para completar la liberación vivida por la Onda de Vida o por el Canal Marial. La diferencia entre esta liberación actual en relación a lo que era posible vivir o sentir hace unos años, no necesita más de este soporte. El supramental es vibración, por supuesto, pero conduce al descubrimiento del corazón y de la Eternidad, ya no conduce exclusivamente, como fue el caso hasta ahora, a la constitución parcelaria del cuerpo de Êtreté. Vosotros lo sabéis, vuestros cuerpos de Êtreté re-sintetizan todo alrededor de vosotros y en vosotros a través de las Puertas, a través del corazón de Êtreté y del conjunto de las estructuras vibrales del cuerpo de Êtreté unitario llamado Matriz Crística.
Este cara a cara, lo vivís según tres vías, en la actualidad. Por el momento, os recuerdo que esto es individual y todavía no concierne al colectivo humano. Esto está llevado a producirse en un tiempo relativamente breve, ya sea en el momento de la visibilidad de Nibiru, ya sea, si las necesidades lo piden a nivel colectivo, antes. No hay en efecto ninguna dificultad para el conjunto de la Confederación Intergaláctica. Ahora que los velos aislantes han caído, ahora que el brillo de la Tierra ha tocado al Sol y no sólo ha subido a la superficie de la tierra. Todo está finalmente listo, nosotros esperamos totalmente como vosotros los signos anunciados, pero verificaremos esto cuando comiencen las Teofanías de las 20 horas.
Numerosos de vosotros han vivido el Fuego Ígneo en diferentes partes de su cuerpo. El momento colectivo de la llegada del supramental es pues la revelación total de la Luz que, os lo recuerdo, no tiene que ver nada con la Luz visible para vuestros ojos. Lo sabéis, la Luz forma parte de lo que es llamado por los científicos la radioactividad, pero no cualquiera, la que viene del cielo y la que es muy diferente de lo que llamáis las radiaciones nucleares que son creadas por ejemplo en vuestras fábricas nucleares o centrales nucleares. Este fuego nuclear tiene sin embargo los mismos efectos sobre lo efímero, a nivel colectivo, es decir la disolución total de la materia carbonada.
La preparación – que ha durado pues desde más de treinta años, a través de ciertas etapas de las cuales algunas os han sido comunicadas, para vivirlas, desde las Bodas Celestes–, permite hoy de daros unos elementos sobre lo que está llamado a celebrarse y esto, independientemente – es para esto para lo que vine – de la presencia de Nibiru en el cielo, de la presencia de los sonidos del cielo y de la Tierra, incluso hasta, si esto es necesario, de la Llamada de María.
El cara a cara, se acaba pues. Él se traduce en una disolución total de lo que constituye lo efímero y esto, a cualquier nivel que sea, traduciéndose para vosotros, como ha sido explicado por Ma Ananda, por una de las vías posibles para vivir en este período. Si preferís, los emplazamientos posibles de la conciencia en relación a lo que ya vivís, vosotros los despiertos, por la gracia de la apertura de vuestros centros de energía que permiten recibir, como lo describí pero a nivel individual, el bautismo del Espíritu, el Fuego sagrado, el Fuego Ígneo, el Espíritu del Sol. Hay muchas terminologías pero los efectos son idénticos.
Vuestra atención ha sido orientada hacia las resistencias, las que pueden causar mecanismos patológicos a nivel del cuerpo como a nivel de la psiquis. Es lo que estáis experimentando ya desde hace varias semanas algunos de vosotros. Esto concernía hasta ahora, como dije, a quienes de entre vosotros estaban despiertos a nivel vibral a través de una de las Coronas, fuese cual fuese. Lo que debéis tener claro es que este proceso va a repetirse tal cual y comienza a darse con hermanos y hermanas humanos encarnados que no experimentan los procesos vibratorios que vosotros habéis experimentado. Esto se traduce las mayoría de las veces por una evidencia y una facilidad para vivir este mecanismo, en el caso de aquellos hermanos y hermanas, porque no había antecedentes, no había necesidad o posibilidad de apertura antes.
Acostumbrábamos a llamaros, durante todos aquellos años, ancladores y sembradores de Luz. Aquello fue, en cierto modo, vuestro estado y vuestra misión en relación con el plan de desvelo de la Luz. Aquel plan de desvelo, como bien sabéis, llega a su fin desde hace muchos meses y os muestra, tanto en relación con vosotros mismos como en cuanto al mundo y a las situaciones, la falsedad, la mentira y la alteración de la Vida, en todas partes adonde miréis con los ojos, con el corazón y con la conciencia.
El proceso del Fuego Ígneo, a partir de cierto momento, durante el período que comienza, va a provocar, como bien sabéis, en vosotros que estáis despiertos, unos mecanismos a veces de resistencia o inflamatorios a nivel de ciertas regiones o funciones precisas de vuestro cuerpo, así como de vuestra psiquis.
Este Fuego Ígneo, este supramental, es también el bautismo del Espíritu y el Fuego del Espíritu causando una parálisis de los sentidos llamada vía de los velos, lo que también en los hermanos y hermanas encarnados que no experimentan nada se traducirá en concientizaciones fulminantes y súbitas llevándolos a hablar de un antes y un después. Sin embargo todo eso no quita que ellos atraviesen – al contrario de la mayoría de vosotros, los despiertos – por la negación, la cólera, la negociación y esto independientemente de las eventuales manifestaciones físicas correspondientes al Fuego. Fuego vital, Fuego vibral alquimizándose en el mismo espacio de vuestra conciencia y de vuestro cuerpo conllevando a transformaciones radicales y totales.
Tales transformaciones radicales y totales no siempre van, al principio, en el sentido de la Luz, de la Evidencia y de la Libertad sino que pueden, al principio, estrechar lazos, reforzar apegos, a través de manifestaciones emocionales o mentales duras de vivir para quienes las viven o las dan a vivir a otros. Esto corresponde al ambiente que podéis percibir también a través de la vida social, en cualquier morada que sea y en cualquier ámbito que sea.
Si tomo simplemente el ejemplo de las religiones, salta a la vista el conflicto que las opone unas contra otras hoy en día. Esto es solamente el comienzo. Del mismo modo, a nivel de la distribución y organización de la vida social efímera, muchas cosas están en curso de transformación, y no sólo en algunos países sino que en muchísimos países. Tened claro que lo que está pasando es una reacción a la Luz apuntando, ya sea por medios legales, ya sea por medios policiales o por medios militares, a coartar vuestras libertades fundamentales en el seno de este mundo. Esto se da en innumerables países, incluso en aquellos que se creían hasta ahora amparados por la Libertad, la Igualdad, la Fraternidad.
Esto se está implementando a la vista de todos y se tornará más y más evidente, de la misma manera como la iluminación de la Luz os permite ver las gesticulaciones que se dan en el escenario teatral a fin de intentar nuevamente, a nivel colectivo, llevaros a adheriros a la Ilusión y la falsedad. Bien lo veis en vuestro entorno, estéis donde estéis en este planeta, eso no es verdad. Se da, en efecto, una reacción a la penetración de la Luz. Ésta ya no puede ser alterada por las líneas predatorias ni siquiera por las capas aislantes, ya sean las vuestras personales, ya sean las de la Tierra o del sistema solar. Es esto lo que conduce al Apocalipsis, a la Revelación y al conjunto de los hechos no vibrales sino que – esta vez – muy reales que describí dictados por Cristo hace más de dos mil años.
No os sorprendáis, como se da el caso ya, al comprobar que a medida que la Ilusión se va disolviendo ante el mundo y la sociedad, más sentís el Gozo o el sufrimiento o los velos. Para los no despiertos el caso es diferente porque, debido a que no han experimentado el estado de Gracia ni la acción de Gracia, ni siquiera los procesos de expansión de vibración ligados a la conciencia, será la ley del todo o nada, es decir la mayoría de las veces las conciencias de vuestro entorno pasarán, en el mismo día, de la negación a la cólera, a la negociación, creando una hiperactividad mental como resultado de la acción de la Luz.
No habrá pues para estos hermanos y hermanas, en un principio, un cese de la actividad mental sino más bien un aumento de la misma y de los miedos cortados con períodos de liviandad incomprensibles en tal estado de conciencia. Tened presente que, en este caso también, para estos hermanos y hermanas que experimentan ya tales incomodidades, esto forma parte de la revelación de la Luz y no de cualquier destrucción que sea, salvo de la Ilusión.
En este sentido, ya sea con los más cercanos como cónyuges, familias, amigos, lo mismo que con lo que acontezca en el otro extremo del planeta, tened presente que vuestra presencia en el Gozo es imprescindible, incluso si estáis en la vía del sufrimiento y del velo, porque - a través de lo que vivís - en cierto modo absorbéis lo que queda de ilusorio en este mundo, no sólo en vosotros sino en el planeta entero.
Algunos santos, algunos místicos han tenido por vocación, tomar sobre ellos el sufrimiento, tomarlo sobre ellos, pidiéndoselo a Cristo si eran cristianos, para aliviar el sufrimiento del mundo. Es exactamente lo que hacéis, tanto si estáis en la Alegría como en el sufrimiento o si estáis en los velos. Es exactamente el mismo proceso de comunión que se produce con todas las conciencias de la Tierra y no solamente vuestra propia conciencia o vuestras propias resistencias se imprimen en vosotros. Debéis comprender que esa elección no resulta de vuestra vida presente ni de vuestras vidas pasadas, sino del emplazamiento de vuestra alma y vuestro Espíritu antes de descender a este cuerpo que, os recuerdo, estaba prisionero en el Sol sin poderse cortar totalmente, de lo contrario no habría habido ninguna vida.
Y así, a través de la negación, las resistencias, la ira, las negociaciones, descubrís hoy la Verdad, de la forma que sea, por el principio de la Ley de Uno, por el principio de la Unidad, y os encontraréis llevando, por afinidad vibratoria, lo que llevan vuestros hermanos no despiertos, encarnados como vosotros y que poseen tal vez, los mismos linajes, los mismos orígenes, pero que no se han beneficiado de la acción transmutatoria de la Luz. Eso quiere decir, y creo que eso puede ser un consuelo para muchos de vosotros, lo que se os ha dicho, que no os culpabilicéis si atravesáis la vía del sufrimiento o la vía de los velos. Hoy vengo para tranquilizaros diciendo que, si eso os afecta, es una forma de servir también, no solo a vuestra eternidad, sino a la eternidad de todos.
Recordad que los velos se han eliminado, a nivel colectivo; las capas aislantes ya casi no existen en la Tierra. Eso se traduce en una permeabilidad total entre las unas y las otras, independientemente de vuestro emplazamiento y vuestro estado de conciencia. Hoy ya no sois ancladores ni sembradores de la Luz, sois los reparadores de las ofensas a la Vida, de las ofensas a la Verdad, no necesariamente las vuestras, sino las de toda la humanidad. Así pues, podemos decir también, como lo ha vivido Teresa durante su encarnación, que habéis tomado a vuestro cargo las almas, no la vuestra, sino las de toda la humanidad.
Tanto si estáis en la Alegría, como si estáis en el sufrimiento, o estáis confusos, se produce el mismo proceso por una simple razón, el principio de la ley de la Unidad que se revela por la Luz y también en virtud de vuestro Despertar y de la activación de vuestras Coronas. Una sola Corona basta para entrar en el proceso de reparadores y cuidar almas. En ese sentido, se os ha pedido, durante estos meses, que no juzguéis, que no excluyáis, que no separéis, que no dividáis, porque lo que hacéis al más pequeño de vosotros, es a vosotros mismos a quienes lo hacéis. Esto será cada vez más evidente.
Eso significa que esto causará en los despiertos como en los hermanos y hermanas que duermen todavía, la posibilidad de vivir la redención por el don de la Gracia, por la Teofanía, por vuestra propia Presencia y vuestra propia radiación, un poco como la realizan también las Estrellas, como los Arcángeles, como vosotros mismos cuando intervenimos dentro de vuestra conciencia o de vuestro cuerpo.
Esta radiación que emana de vosotros, está evidentemente vinculada a la activación, no solamente de la nueva tri-Unidad, sino sobre todo de lo que ha sido llamado la Puerta ER y también la Estrella ER, conectadas por la Lemniscata Sagrada y, más recientemente, por una radiación de la Luz que ha permitido realizar la alquimia de la cabeza y del corazón, situada al nivel de un circuito vibral entre la Puerta ER en línea recta hasta la Estrella ER.
Así pues, vosotros tenéis el cuidado de las almas. No necesitáis identificar el alma de la que os encargáis, la Inteligencia de la Luz se ocupa de eso. Por vuestra liberación, por vuestra vía tomada en este momento, favorecéis la liberación de vuestros hermanos y hermanas encerrados, de manera previa a la Llamada de María. No hay necesidad de tener intención ni de pensar de una forma precisa porque eso se realiza independientemente de vuestra voluntad e independientemente de todo deseo y de toda cercanía. Es un proceso global que anticipa, de alguna manera, el proceso colectivo del descenso total del Fuego Ígneo.
En ese sentido, algunos ancianos, más ligeros, os han hablado de la “pereza” y de la “aceptación”. Veréis por vosotros mismos, que las oportunidades venideras son muchas en todos los países y en todos los sectores de la sociedad, donde vuestra conexión a la Verdad y a la Unidad, será cada vez más obvia. A través de esta nueva conexión, pasando por la Radiación de lo divino en la Puerta ER o Noveno cuerpo, por la fusión de los Éteres en el Punto ER de la cabeza, se realiza la alquimia actual. Pero no ignoréis el hecho de que para vuestros hermanos no despiertos, eso no se traduce por seguir una de las vías que han sido denominadas: A) la Alegría; B) el sufrimiento; C) los velos; sino que exclusivamente por las oscilaciones entre la negación, la ira, la negociación, sin que sea posible, de momento, vivir la aceptación para estos hermanos y hermanas no abiertos.
No os alarméis por lo que observéis, y estad seguros que en ese sentido también, todo lo que deba suceder y todo lo que está sucediendo ya, sean cuales sean los aspectos detestables en el plano de la persona, solo concurre en una cosa: el establecimiento de la Verdad y el fin de la Ilusión. Sed, por tanto, indulgentes también con vuestros hermanos y hermanos despiertos que no han tenido todavía la oportunidad, por razones de origen o de linajes, de ajustar lo que hay que resolver ahora. Sed indulgentes con los países más difíciles, sed indulgentes con todo el mundo. Sed indulgentes y perdonad cada acto contrario a la Vida, estéis afectados o no, porque incluso sin mirar vuestras pantallas, no podréis ignorar lo que está sucediendo en vuestro entorno.
A través de estos sufrimientos y estas pruebas, y los elementos que aparecen como detestables para la persona, será encontrada la Verdad. Una vez más y os lo repito también, no se trata de castigo ni de regulación de cualquier pasado, sino de la evidencia de la Luz que se instala. En ese sentido, no debéis juzgar, en eses sentido solo debéis acoger y aceptar. Os daréis cuenta rápidamente, como os ha dicho Osho, que desde el momento en que aceptáis, aunque pronto no podréis hacer nada más que aceptar, os daréis cuenta entonces si vosotros estáis tal vez en el sufrimiento, que experimentaréis una Alegría inextinguible que no podrá cesar nunca.
Tened en cuenta estas palabras porque os aseguro que, en los días, las semanas o los meses que vienen, tendréis que recordarlas. De todas formas, eso no durará más que un tiempo que será muy corto, si la primera efusión del supramental ocurre antes de la Llamada de María y antes de la visibilidad de Nibiru. Este es un elemento nuevo que no se os dio en la cronología desarrollada por el Arcángel Anaël, hace más de un año. Como sabéis, nosotros, unos y otros, adaptamos nuestras estrategias en este juego de la Liberación, y cada vez nos adaptamos con mayor precisión a lo que debe tener lugar para que todo salga en la mejor de las situaciones, en relación con la Eternidad y no en relación con vuestro mundo o los eventos que se producen allí.
Pero desde el momento en que aceptéis eso, aquí también, os daréis cuenta realmente que eso os afecta o está lejos de vosotros porque estaréis en la alegría y estaréis de alguna manera, en una forma de oración y compasión total hacia vuestros hermanos y hermanas que no sabían lo que estaban haciendo. El perdón se volverá automático, la Alegría será cada vez mayor. No debéis preocuparos por el tipo de evento que os llegue. De momento, se os ha dicho que os ocupéis de vosotros, que entréis en vosotros y viváis lo que tenéis que vivir.
Una vez que hayáis pasado una de las tres vías, o las tres vías o una sola, o dos, en ese momento constataréis la realidad de lo que acabo de decir, a saber, que cuanto más aumenta el caos, más la alegría se instala. Aunque no tengáis nada ni ningún propósito, probad y podréis hacerlo sin ninguna dificultad, permaneced en esta Alegría sin objeto, independientemente de vuestras circunstancias y de las circunstancias del mundo, porque es la mejor forma de que vuestra radiación que viene del Noveno cuerpo, la radiación de vuestra Lemniscata Sagrada, entre en manifestación.
Vosotros sabéis lo que eso significa, es decir, que el proceso de liberación colectiva está ahora muy cerca. Se está llevando a cabo en este mismo momento, pero nosotros siempre hemos dicho que no sabíamos la fecha. Pero yo os digo hoy, que nosotros podemos reproducir con nuestras naves, si el momento es adecuado, exactamente el mismo proceso. Todo dependerá de la atmósfera de la Tierra, no a nivel individual sino a una escala colectiva, teniendo en cuenta no solo a las conciencia, no solo a las interacciones de las conciencias humanas, sino a todos los sistemas sociales, políticos, financieros, económicos, energéticos, presentes en la Tierra.
Algunos tipos de impulsos electromagnéticos, como los denomináis, que se han producido estas últimas semanas ya han causado trastornos en vuestros sistemas de organización, en especial, el eléctrico. Algunos de vosotros que vivís en esos lugares, habéis sentido el impacto. No es agradable, pero es indispensable para permitiros encontrar vuestro corazón e instalaros, sobre todo, en el corazón y en lo que llamaría, la radiación de la Fuente, la radiación de la Eternidad que comienza a manifestarse por el Fuego Ígneo directamente, no solo en el Corazón Ascensional (es decir, en un movimiento de abajo hacia arriba) sino en un movimiento de atrás hacia delante, para hacer por vosotros mismos, la efusión de la Luz en cualquier circunstancia.
Además, sentiréis aquellos que lo experimentáis que, en lugar de sentir la Corona radiante del Corazón, en lugar de sentir el Corazón Ascensional sentiréis una forma de quemadura que se escapa, no del chakra del corazón sino del punto que está situado encima, el cuerpo de Radiación de lo Divino. Esa Radiación actúa por sí misma, no tenéis que dirigirla sobre nadie porque es un fuego devorador y no es cuestión que al querer ayudar trasmitáis ese Fuego a alguien que no está preparado. Por el contrario, la Inteligencia de la Luz, en su despliegue, se servirá de vuestra Radiación para actuar de forma mucho más precisa sobre los hermanos y hermanas dormidos que vivirán en ese momento las gracias Mariales, gracias que solo se manifestarán por la negación, la negociación y la ira antes de vivir la aceptación. Es ahí donde vuestro papel de apoyo a las almas, es importante a través de vuestro contacto, de vuestra proximidad o en cualquier lugar del planeta.
Así que, los que vibráis, esperad a sentir una redistribución del flujo de energía que se despliega en vosotros, que hasta ahora se había denominado la Corona radiante del Corazón, Corona radiante de la cabeza, Canal Marial, Onda de Vida, que no serán reemplazadas sino magnificadas por la presencia de un Fuego que emana de vosotros, iluminando el interior y el exterior, es decir, el mundo. Ahí tampoco hay necesidad de palabras, no hay necesidad de actitud, sólo permanecer tranquilos, lo que el hermano Osho ha denominado “pereza”. Esas son sus palabras.
En lo relativo a la Radiación de lo Divino, que saldrá de vosotros, es la Luz pura llamada “radioactiva”. En ese sentido, como sabéis, la radiactividad tiene efectos nocivos sobre la materia biológica carbonada. En ese sentido, si sois portadores de esa vibración, no hace falta que la utilicéis por vosotros mismos, sino dejar a la Inteligencia de la Luz hacerlo. No tenéis que decidir, no tenéis que dirigir la Inteligencia de la Luz. El umbral de tolerancia a la Luz dentro de un organismo carbonado se ha alcanzado, lo que permite la activación de esta Radiación de lo Divino que os recuerdo, es una radiación radioactiva.
Los que estáis abiertos y lo vivís, no arriesgáis nada por una simple y buena razón, que los aspectos vibratorios que habéis experimentado recientemente o anteriormente, os aleja de la destrucción de la forma por el momento. Realmente os habéis convertido en seres humanos trascendentes, sea cual sea el estado de vuestro efímero; tanto si estáis en la Alegría, en el sufrimiento como en los velos, en la tristeza, no importa. Eso no cambia nada la verdad de lo que se anuncia y que será vivido.
La mejor ayuda que podéis dar a los que no están abiertos, no por supuesto, dirigir ese Fuego Ígneo concentrado desde vuestro Noveno cuerpo a ellos -desde luego, no-, sino dejar actuar a la Luz, permanecer tranquilos, contentaros simplemente con esa Radiación que os colmará de algo nuevo que no es solo la Alegría, que no es solo la beatitud, que no es solo la felicidad, que no es solo el éxtasis o la íntasis, sino que es la Verdad. La Verdad es un Fuego ardiente y devorador; vais a constatarlo, si no se ha hecho.
Es dentro de esta Radiación espontánea, que depende de vuestra activación, donde se despliega el apoyo esencial que esperamos de vosotros. Además, no se necesita de vosotros sino vuestra desaparición y vuestra no implicación. Se os propone en ese sentido, en los pueblos élficos, donde nos encontraréis a algunos de nosotros, porque esos encuentros nos permitirán, sin pasar por un médium, un encuentro directo más eficaz, más vibrante y más verdadero, que os llevará a soltar lo que creáis que debéis soltar o esforzaros en lo que tenéis que hacer. Porque la beatitud estará presente, ciertamente.
Este proceso estará activo, después de tres días, sobre todas las conciencias que están presentes en la Tierra. Es un fuego abrasador, que devora la ilusión de la conciencia, así como la ilusión de este cuerpo y la ilusión de este mundo o esta sociedad. No tenéis que preocuparos de nada. El sentido de mi mensaje es únicamente preveniros y advertiros, si estáis afectados por este proceso, lo que a priori es el caso desde el momento en que una de vuestras Coronas ha experimentado la vibración.
Esta Radiación de lo Divino, tal y como la llamamos, la realizamos entre vosotros durante años en determinadas ocasiones que se convertirán en vuestra vida diaria, pero no ya por seres de Luz auténtica que vienen, sino entre vosotros, por vosotros mismos y sin voluntad propia y sin ningún deseo. Cuanta más radiación salga de vuestro pecho, encima del chakra del corazón, más sentiréis algo nuevo nacer en vosotros, de lo que no puedo decir nada porque os atañe hacer la experiencia libremente sin ningún condicionamiento relacionado con mi intervención.
Si tenemos la oportunidad, volveremos pronto a daros más información relativa a esta experiencia que es, también, una gracia inesperada, vista en términos del calendario, la duración del proceso y ante la espera paciente y alegre que nosotros dirigimos a vuestro lado. No trataré más allá de la percepción vibral y las advertencias que os he hecho, de este desconocido que viene a vosotros, porque es importante experimentarlo sin ninguna idea preconcebida y sin ninguna proyección.
Evidentemente, este proceso podrá también nacer en el transcurso de las nuevas Teofanías, pero también en el transcurso de cualquier evento. No hay necesidad de estar alineados para vivirlo, ni estar ocupados en algo, sino que debéis estar disponibles en el momento en que sintáis eso. No se trata de la corona radiante del Corazón, ni de la vibración del Triángulo de la nueva Tri-Unidad, sino de algo que está directamente conectado a la radiación de la Fuente y a vuestro corazón de Eternidad, y no solo a las Coronas Radiantes, aunque ellas son interfaces del vehículo ascensional. Vuestro corazón de Eternidad, con la Lemniscata Sagrada, forman parte de la constitución y de la realidad de vuestro cuerpo de Eternidad. Lo que se modificará a ese nivel, inducirá a muchos cambios en vosotros, cambios que no podéis decidir, que no podéis elegir y que serán ineluctables.
No olvidéis que independientemente del evento que haya que vivir, siempre se hace para conduciros a la Libertad y nunca para llevaros a un sufrimiento; de ninguna forma posible. Lo que sufre, son vuestras resistencias; lo que sufre es lo que es necesario a cargo de las almas que tenéis, que os recuerdo, no depende de la voluntad ni de vuestra vida aquí, sino del posicionamiento del alma, de los linajes y del Espíritu mismo.
Los elementos que vengo a daros, son muy generales, pero he tratado los elementos esenciales que afectan a lo que se está viviendo ahora. Si tenemos la ocasión, habrá otras explicaciones y creo, además, que el Comendador volverá con vosotros dentro de unos instantes. Entonces, si tenéis preguntas, se las plateáis a él, si puede o quiere responderlas, pero es evidente que el efecto sorpresa es también muy importante para cada uno de vosotros, incluso despiertos. Este efecto sorpresa implica una sideración de la conciencia, una pequeña forma similar a los que experimentan la vía de los velos, pero de forma breve y de forma única. En un momento dado, eso ocurrirá, no de manera colectiva sino para algunos de vosotros y no sistemáticamente el mismo día o en el mismo momento, sino en un lapso de tiempo que os queda por pasar hasta la Llamada de María o hasta nuestra decisión de abrir todas las válvulas del supramental.
Os agradezco vuestra atención. Estoy seguro que deben existir todavía muchas preguntas en vosotros relativas a este proceso, pero os he dicho que el Comendador responderá a ellas, con alegría, si puede. En cuanto a mí, ya no puedo más que daros mi amor y mi cariño. Yo que he experimentado todo eso solo, hace muchos años, hoy tenéis una oportunidad sin igual, porque sois muchos. Tenéis gran cantidad de hermanos y hermanas alrededor de vosotros que experimentan el mismo proceso y eso os permitirá tener, no un modelo, sino un punto de referencia en los procesos que van a vivirse. No dudéis en intercambiar entre vosotros, no de lo que experimentáis a nivel personal sino de los mecanismos que tomarán su lugar, a medida que transcurran los días y las semanas.
Soy Sri Aurobindo, Melchizedech del Aire. Que la Paz y la Gracia estén en vuestro corazón.
Os saludo y espero tener la oportunidad, en las semanas que vienen, de encontrarme entre vosotros bajo las cúpulas de Luz a las afueras de los pueblos de los elfos. Tenemos cosas que compartir, no palabras, sino simplemente el Amor sobre todo entre los que son originarios de mi sistema estelar, porque hay una afinidad especial que descubriremos juntos en ese momento. Rindo gracia por vuestra escucha, por vuestra presencia. Os digo hasta muy pronto. Gracias.
http://sabesquienerestu.blogspot.com.es/