martes, 18 de julio de 2017

ANAËL - JULIO DE 2017



ANAËL
Julio 2017
Soy Anaël Arcángel, Ángel de la relación, del Amor. Bien amados hijos de la Ley del Uno, que la Paz, el Amor y la Verdad se instalen.
…Silencio…
En las conversaciones que habéis tenido recientemente, se os han comunicado, muchos elementos importantes relativos a lo que vais a vivir. Intervengo hoy en este marco para tratar de aportar, si es necesario, aclaraciones relacionadas con esos procesos. También os invito a formular vuestras preguntas. Responderé a lo que me planteéis, situándolo precisamente en lo que se ha manifestado en los últimos diálogos.
Mi respuesta se hará por el Verbo y por el Silencio, durante el cual mi radiación, así como la de los Arcángeles presentes a mi lado, retransmitirán esa forma especial de Radiación Arcangélica que será así, la respuesta del Verbo y de la vibración, incluso en el silencio, en lo más profundo de vuestro ser, esperando así tocar vuestra eternidad. Afinemos primero este Silencio juntos, dejando el lugar a la luz de la Verdad.
…Silencio…

Estamos listos para recibir vuestras preguntas. Os escucho.
Pregunta: Le agradezco que haya precisado que se podía dejar la vía del sufrimiento, antes de la Llamada de María.
Bien amado, nadie más que tú puede decidir sobre el camino y esta ruta en el transcurso del Apocalipsis que vivís. Cada uno está frente a sí mismo, cada uno está frente a su verdad, parcial y absoluta. Si os parece que hoy tenéis que elegir, vaciláis, osciláis de un estado a otro, no os preocupéis de eso. Dejad que la Inteligencia de la Luz se despliegue y dejadla actuar en vosotros.
Básicamente, eso afecta a lo que puede producirse al nivel de vuestro mental, de las emociones experimentadas que, como os recuerdo, no están relacionadas con ningún error, con ningún pasado, sino que son únicamente los condicionamientos que nada tienen que ver con vuestra historia personal sino con este mundo, con las costumbres y las prácticas morales, sociales, afectivas, sexuales y societarias, que están establecidas sin ninguna razón y sin ninguna justificación en la norma aceptable dentro de un grupo humano, de un país o de toda la humanidad.
Vosotros lo veis, aunque solo sea a través de las costumbres, de la ropa, de la comida. Porque existe, efectivamente, más allá del sistema de control de la mente humana, una reserva de fuerzas inconscientes fuertemente conectadas al sistema de control de la mente humana que hace, y lo comprobáis en todas las edades, que surja un fenómeno y que una serie de hermanos y hermanas humanos, lo siguan. Eso se aplica por supuesto a la moda, a las costumbres, a la evolución de la sociedad, pero no concierne en nada, al nivel personal. El problema es que, al permanecer dentro de la persona, estáis sujetos a seguir esas costumbres, a aceptarlas, aunque se desplieguen a nivel colectivo.
Repito que eso corresponde también a las marcas de la ropa, a los colores de los vestidos, a las ideas, a los pensamientos que llegan un buen día, independientemente de cualquier descubrimiento, ya sea científico o de otro tipo y que emergen en la conciencia colectiva. Mientras permanezcáis dentro de la persona, no hay medio de escapar de esos modos, de esos condicionamientos, de esos comportamientos sociales.
Sin embargo, en tanto que persona. Vosotros os adherís, a menudo inconscientemente pero también conscientemente a lo que es sugerido por aquellos que dirigen la información, que dirigen la humanidad en un plano oculto. Es muy fácil, hoy en día, con los medios de comunicación modernos, imponer una idea nueva y hacerla adoptar sin ninguna dificultad, aunque os opongáis a ello. Basta con mirar el aspecto más obvio que son las costumbres y la ropa. Lo que se llama “moda”. La moda, como sabéis, es pasajera. Además, la moda, ya sea en el vestir o en las ideas, cambia cada año, os lleva a adoptar o rechazar esa moda, esos comportamientos. En un caso como en el otro, que os sometáis a la sugerencia por el inconsciente colectivo o que lo rechacéis, eso no cambia nada ni permite nada dentro del encierro.
Se trata simplemente de desencadenar en vosotros movimientos de la energía y de la conciencia, para someteros a los egregores de vuestro país, de vuestro grupo social. Esto funciona tanto dentro de la familia, dentro de una sociedad comercial como dentro del Estado y ahora con los medios modernos, sobre todo el planeta. Lo declarado, la imagen es sugestión a cualquier nivel que dirijáis vuestra reflexión. Esas sugerencias no son decididas, de ninguna manera, por las llamadas leyes del mercado sino únicamente por algunos individuos, denominados por el Comendador, “los guiñoles” que actúan siempre a un nivel no visible para vosotros, para orientar totalmente vuestra vida, no según las leyes del mercado, no según la espontaneidad, sino únicamente en función de intereses particulares que no tienen absolutamente nada que ver con la Libertad, con la Luz.
Con seguridad, eso se os presenta como muy luminoso, muy de moda, como se dice, pero también como la verdad. Comunicar una idea no será nunca la verdad, aunque la utilicen los medios modernos. No se trata más que de una esclavitud que os dirige a comportaros como algo que está moralmente, normalmente admitido. Ver eso, es ya no estar condicionado uno mismo a la adhesión o rechazo de las modas, ideas y todo lo que emerge sobre la pantalla de la conciencia colectiva de la humanidad, desde hace ya muchos años.
El brillo de la Luz adamantina, que percibís o no, por los mecanismos vibrales, sean los que sean, implica al nivel de vuestra persona, una sumisión o una insumisión con relación a un elemento dado, que, en definitiva, no cambia absolutamente nada el resultado que, en cierta medida, modela el pensamiento, modela el comportamiento y modela la sociedad en beneficio de unos pocos.
Este es el juego normal de toda dualidad encerrada que llega a su término donde todas las aberraciones a las que estáis sometidos y de las que estabais inconscientes, se revelan a vosotros, a veces, con violencia. Eso os afecta a nivel personal, ante todo, porque no existe, propiamente hablando, ningún medio para modificar individualmente el aspecto colectivo de esas modas, de esas imposiciones, de esas ideas que son pasajeras. Solo cuando la mirada deje de alimentar lo que vosotros asumís o lo que rechazáis, encontraréis la Unidad incluso dentro de vuestra persona, de vuestra experiencia en esta época especial.
La benevolencia, la neutralidad, la espontaneidad, la calma, el silencio, son los medios más adecuados, sobre todo hoy, con la claridad de la Luz, para ver la Verdad y no las verdades impuestas desde ciertos egos que dirigen y canalizan la energía colectiva hacia otra cosa que la Verdad. No obstante, y como podéis ver en la pantalla de este mundo, las modificaciones de una cantidad de seres humanos, cada vez más importante, de hermanos y hermanas en la superficie de la Tierra, no inducen como veis, a cambios que podáis calificar de positivos, sino más bien a una desorganización total que va desde el nivel más íntimo de lo humano, célula y ADN, hasta un nivel del planeta en general. No dudéis que desde que hay sumisión o insumisión, hay necesariamente conflicto entre muchos grupos que se oponen en relación a sus puntos de vista que no son más que el punto de vista de ciertos egos especialmente tóxicos.
De ninguna manera, podéis mejorar, cambiar o modificar lo que veis, lo que oís, lo que está escrito y a lo que una multitud de seres humanos, da su consentimiento sin ninguna dificultad. Lo que se busca en este mundo no es la Verdad; lo que se busca en este mundo es la cortina de humo, los artificios y todo lo que pueda alejaros de vuestra verdad esencial, que debería estar presente a cada minuto de vuestra experiencia. Como es el caso en todos los mundos libres, donde no puede haber la menor violación, el menor sufrimiento, la menor distorsión de la verdad de la Luz.
Hoy, sobre la Tierra, donde volváis vuestra mirada, nadie puede ignorar lo que sucede a nivel de los hechos. No hablo por supuesto de lo que podáis oír o ver como imágenes, oír como discursos, sobre todo, en vuestros medios, sino justamente los medios de información que tenéis ahora en la Tierra y que funcionan todavía con un poco de curiosidad y que os hacen ver de manera lúcida lo que no es visible. Retened, que sea cual sea el elemento: ira, negación, estupefacción o furor, que afecte a vuestra vida y al colectivo humano, eso no cambia nada. El objetivo de ese sistema de control y de ese inconsciente colectivo es precisamente drenar vuestra conciencia, vuestra energía y diría incluso, vuestra alma, hacia senderos de perdición, es decir de aturdimiento, materialismo frenético, la codicia de la persona, la codicia de los países, la codicia de las comunidades, religiosas, sociales, económicas.
Y ese principio de funcionamiento, no puede llevar más que al caos, porque desde el momento en que os adherís o desde el momento en que no estáis de acuerdo, estáis en la violencia y sois violentos, los que os adherís a los que no están de acuerdo y, al contrario. Es ahí donde nacen los conflictos, las guerras, los disturbios y todos los sufrimientos de la Tierra donde los que no están despiertos no pueden aceptar y ponerse realmente en el lugar del otro para vivir lo que está más allá de toda noción de empatía o de carisma, relativo a la verdad de esta frase: “Todo es Uno”.
Lo que se os ha hecho ver, es obviamente, lo opuesto a la Unidad. Y se ve incluso en toda la tierra que se trata de una falsificación que llega a su fin y que solo puede terminar así, cada vez que un ciclo se acaba, ya sea el ciclo de vuestra vida, y de vuestras reencarnaciones, ya sea el ciclo planetario que, como sabéis, ha llegado a su término en esta gran revolución zodiacal de 52.000 años.
El propósito de los controladores es simplemente asegurar que un número suficiente de grupos estén constituido, en adhesión como en oposición para dar rienda suelta, de forma natural y viciada, a los conflictos. Eso lo vivís tanto en la sociedad como en vuestra persona, en la actualidad, si estáis todavía en la persona. Eso os lo han explicado algunas Estrellas, apenas ayer.
No hay otra alternativa para salir, no solamente de este encierro, sino de este círculo vicioso que no cesa nunca. Corresponde de manera general a todo lo llamado deseo, posesión, necesidad de adquirir, necesidades vitales, en este mundo tal y como ha sido constituido, pero también al poner la persona delante, colocar al hombre en el lugar central, más que en el corazón. Eso conduce, si no se hace nada, al trans-humanismo, es decir, a la transferencia de la conciencia dentro de esas máquinas de la bestia binaria. Algunos también, dentro de la humanidad, reclaman esta nueva libertad de no depender ya de un cuerpo -al no ver que no eran este cuerpo, pero después de haber visto los límites de este cuerpo perecedero-, encarando una eternidad totalmente inversa y falsificada con relación a lo que es la verdad de la Luz y de vuestra eternidad.
Es en esto en lo que os puede parecer, a veces, sufrir, tener que elegir, tener que aportar estrategias diferentes de adaptación al mundo. Esta adaptación al mundo se convierte, y lo veis en vosotros, a vuestro alrededor y por todas partes cada vez más delicado y reemplazado por mecanismos que llamaría “caos”, donde el mental, el intelecto y la razón no tienen ningún medio de identificarse, de moverse, de orientarse y de elegir. Existe, por tanto, una forma de presión continua, vinculada a la información, vinculada a la comunicación que socava de manera completa y voluntaria, los cimientos de lo que sois.
Repito, no existe ningún espacio de resolución posible de todos esos antagonismos. Hay simplemente una posibilidad de estableceros, con cada vez más facilidad, en la evidencia de la Unidad de vuestro corazón, en la evidencia de la Eternidad, en la Evidencia de la Alegría y en la evidencia del Amor.
Mientras miráis, dais vuestra energía, mientras participáis, alimentáis algo distinto a la Luz. El apogeo del proceso en curso relacionado con el despliegue total de la Luz vibral sobre este mundo, afecta por supuesto a vuestra lucidez y viene a aclarar incluso vuestra conciencia efímera de cosas que claramente no parecen justas, que parecen dar vueltas en redondo y llevaros a la locura, al miedo y a lo que está sucediendo. Cada uno defenderá sus posiciones personales, comunitarias, nacionales, para reivindicar la verdad, sus derechos. El resultado de todo eso son los conflictos creados en la Tierra por toda la eternidad, a una escala mucho más importante que como era el caso en los tiempos que llamáis “prehistóricos”.
Desde que hay organización social, hay condicionamiento. Desde que hay pertenencias, hay grupo. Desde que hay grupo, desde que hay adhesión, hay egregores, hay acción sobre el inconsciente colectivo. Este egregor no se disuelve nunca. Está registrado dentro de lo que llamáis “anales akásicos” que de hecho no son más que los libros de cabecera de los Arcontes que reproducen un poco la partitura musical de esos anales para orientar a la humanidad siempre hacia más materialidad, hacia más negación de la Luz y de la Verdad.
Así pues, no existe a nivel social ningún medio que podáis implementar para escapar a esas fuerzas de condicionamiento, mientras permanecéis en la persona. Eso es responsable, en vosotros, aunque no estéis afectados a nivel individual, de ciertos sufrimientos, de ciertas resistencias, de ciertos trastornos que tenéis que vivir algunos, en este período. No se trata de una programación suplementaria sino la realización de la concienciación de todas esas fuerzas vinculadas a las costumbres, vinculadas al inconsciente sobre las que actúan los que os dirigen.
Eso incluye, sobre todo y ante todo, todas las manifestaciones relacionadas con el placer. Tanto los espectáculos, el deporte, la política como lo que concierne a este mundo, absolutamente todo, está hecho para someteros al placer y para haceros, de alguna manera, adictos a lo que se ha llamado “consumo”.
Y os recuerdo, que un mundo encerrado está tabicado, que la energía allí está limitada, que no puede aumentar hasta el infinito. Si tomo como ejemplo, lo que llamáis en política “el dogma del crecimiento”, creer que, en un mundo terminado y encerrado, el crecimiento puede ser eterno, es una de las mayores estratagemas de encerramiento conocido y existente en el momento actual. La única vía justa, dentro de una humanidad de Tercera dimensión no disociada, no se acomoda a ningún crecimiento sino a lo que podríais llamar, en términos económicos, una disminución, es decir, dejar la menor huella posible durante vuestro pasaje dentro de una forma dada que no dura más que un tiempo.
La inmortalidad, en este plano encerrado, corresponde a la transposición de vuestra conciencia en vuestra descendencia, en vuestras adquisiciones, en vuestro patrimonio y en la Historia. Todo elemento nuevo para la conciencia, el pasado y en especial, las celebraciones diversas y variadas, del nacimiento, de un Estado, de las guerras, las conmemoraciones, son, ante todo, elementos de encerramiento, elementos de manipulación a todos los niveles, incluso si hay placer, una alegría o una seriedad vinculada a una conmemoración o a todo elemento que recuerda a la sociedad, el deber de la memoria.
A través de todo eso, todo el colectivo de la conciencia humana está dirigida hacia abismos, hacia sumisiones siempre mayores. Aunque la palabra “Libertad” sea cantada de diferentes maneras, en todos los discursos, y sabéis bien, que se trata exactamente de lo contrario. Es lo mismo para la noción de seguridad, es lo mismo para todas las grandes palabras que son empleadas a nivel colectivo. Llamo “grandes palabras” simplemente a las palabras que vuelven de manera iterativa, primero en los medios de comunicación y son adoptadas después de manera inconsciente por un grupo dado. Y así, habéis experimentado en ciertos países, lo que se ha llamado “anglicismo” es decir, salir de la lengua, salir de las reglas de la lengua para imponer un modelo nuevo, conectando así lo que ellos piensan, a todos los individuos en una misma comunidad. Eso es querido, repito, porque es en eso donde se encuentra la semilla de la confrontación de la guerra y de la esclavitud.
Yo te agradezco, de todas maneras, que hayas comprendido que ninguna vía, en este tiempo, es inevitable. Y repito que esto es cada vez más fácil, desde el instante en que aceptáis, desde el momento en que decís “sí” a la Luz, a la Unidad, a lo que sois, aunque no lo conozcáis, a condición de no tomar ninguna referencia en lo que puede observarse en vuestra vida como sobre la pantalla del mundo.
La pantalla del mundo, en su globalidad os muestra el bullicio, el caos y el Apocalipsis que está en curso -nadie puede ignorarlo, tanto más que algunas religiones a las que muchos estáis acogidos en la Tierra, habían informado de muchos elementos que anunciaban el fin de los tiempos. Eso ha entrado en manifestación ante vuestros ojos. La programación hoy es tal que independientemente de la intensidad de la Luz vibral, muchos hermanos y hermanas no han tenido la capacidad para ver el juego que se juega. Realmente están atrapados y encerrados. Ningún comentario exterior, ninguna Luz, puede tocarlos.
No los juzguéis porque entre esas hermanas y esos hermanos humanos encarnados, se producirán las grandes gracias en el momento de la Llamada de María. Pero hoy, mientras la Llamada de María y los signos celestiales no se hayan manifestado de manera tangible para toda la humanidad, no sirve de nada querer cambiar o mejorar nada mientras no hayáis encontrado lo que sois. Eso es especialmente cierto para cualquier grupo, ya sea un grupo familiar, un grupo comunitario o un grupo religioso. Eso sería una pérdida de tiempo y un desperdicio de energía, vibración y un oscurecimiento del alma, querer hacerlo así.
El principio de la matriz, como sabéis, falsificada, está basado en el principio de acción-reacción que no es una ley de la Libertad porque la única ley de la Libertad es la ley de acción de Gracia, la ley de los hijos del Uno. Todo lo demás, toda la armonía, todo el Amor desemboca ahí en la dimensión que sea. Obviamente el trabajo es hacer en vosotros y para vosotros, esta última reversión de la que se os ha informado en muchas ocasiones y traducido por Ma Ananda Moyi con las tres vías posibles en este período, en su ilustración.
Cada uno de vosotros se ve afectado de diversas maneras. Ya estéis despiertos, dormidos o liberados, no cambia nada, porque modificando, incluso los Liberados Vivientes, ciertas costumbres, ciertos comportamientos, se modifica la programación del inconsciente colectivo y no por propia voluntad. Hace ya muchos años os hablé del Abandono a la Luz; hace muchos años os hablé del principio de Fluidez de la Unidad. Os corresponde hoy verificar por vosotros mismos, en vuestra vida, en vuestra familia, en vuestro grupo, en vuestro país, lo que sucede en vosotros y ver si estáis afectados de una manera u otra por algún elemento en curso o por elementos que teméis o esperáis para un futuro próximo. El único emplazamiento es, por tanto, como os he dicho desde hace mucho tiempo, Hic y Nunc (Aquí y Ahora) y la aceptación de lo que está sucediendo.
Desde el instante en que hay aceptación de todo lo que se manifiesta a vuestra conciencia, aunque la claridad de vuestra conciencia no sea perfecta y adecuada, el principio de la aceptación de lo que es, conduce inexorablemente a la vibración, a la liberación y a la Libertad. Eso es exactamente lo contrario de lo que se os ha recomendado desde tiempos inmemoriales en la vida de algunos de vosotros que estáis en la Tierra.
La aceptación no es una rendición, la aceptación no es una huida. Yo diría que es un Abandono total a la Luz que permite la Tensión hacia el Abandono manifestarse y no ser afectados en manera alguna, por el pasado, por los afectos, por las proyecciones. Todos los días actuad, y el Comendador a otro nivel os ha aludido a eso desde hace ya dos años, por la respuesta del corazón, por la evidencia y la facilidad o resistencia que se manifiestan en las elecciones, en las indecisiones, en vuestros caminos que recorréis en la superficie de este mundo
…Silencio…
Otra pregunta.
…Silencio…
Pregunta: ¿puede hablarnos de la íntasis?
Bien amada, me parece que Ma Ananda Moyi os había perfectamente explicado lo que es la íntasis. El éxtasis está girado hacia el exterior, es manifestado en este mundo, la íntasis no deja ver ninguna manifestación sensible en este mundo. El que lo vive es absorbido, no en el Absoluto ya que en ese momento no habría ninguna conciencia, sino que es absorbido por la Infinita Presencia, es absorbido por la beatitud, pero girado en lo más profundo de sí mismo sin que nada pueda ser accesible en una visión exterior para el que lo observa. Sólo hay, concretamente y realmente, en ese momento, un cambio de densidad de vuestra propia materia, de vuestro cuerpo, instalándose en la inmovilidad, impidiendo cualquier movimiento, velando los sentidos y poniéndoos en contacto, si lo aceptáis, con la Verdad.
El silencio de los sentidos, el silencio del cuerpo, aunque sin realizar una desaparición completa de la conciencia de este cuerpo como durante el sueño o en la desaparición, os permite asentar vuestra eternidad en este cuerpo efímero, durante esos momentos, si es para vosotros la vía que deba ocurrir en estos tiempos.
No hay ninguna manifestación de energía, de vibración, de movimiento, de pensamiento, de emoción, la persona ha desaparecido, el alma se ha paralizado, el Espíritu arde en el interior, nada puede ser visible por fuera; la beatitud se instala sin que haya una posible traducción exterior. Este mecanismo, que es sensiblemente el mismo que el éxtasis aunque con un sentido y una orientación de la energía y de la conciencia que es diferente; tiene como finalidad mostraros, demostraros, la verdad y la realidad de la Luz que en ningún caso puede ser de este mundo, y que sin embargo se despliega de manera cada vez más extensiva y más evidente en este mundo.
Pero acordaos que el Despertar no es la Libertad. Acordaos que aunque veáis claramente y concretamente el escenario del teatro, como diría un interviniente, y que lo observéis con más facilidad, os faltará siempre la última etapa, que es ver que no hay ni escenario, ni espectador u observador, ni siquiera teatro. Puede producirse efectivamente por la íntasis, de manera más fácil que el éxtasis que, como sabéis, aunque corresponda a la apertura del corazón en el Corazón del Corazón, ocurre en el seno de este mundo. La íntasis no ocurre en el seno de este mundo, si no es por el cambio de densidad corporal y de inmovilidad.
Únicamente se os ha sido permitido vivir la íntasis o la desaparición, y sobre todo las desapariciones. Siempre os hemos dicho que las desapariciones eran la señal irrevocable y formal de vuestra libertad, aunque en el momento en que lo viváis, no tengáis la impresión de estar libres en totalidad porque existe en el seno de la persona unas contrariedades, unas oposiciones, en lo que os rodea, a vuestro alrededor. Pero sabéis en ese momento, que no sois ninguno de estos entornos. La dificultad es el aceptar compartir, por así decirlo, con la misma constancia, vuestros estados de conciencia entre lo que es la Verdad y lo que os aparece cada vez más como algo ilusorio, efímero y falso.
Porque en cuanto el mecanismo del éxtasis es vivido, como los mecanismos vibratorios que sean, y aunque sólo hubo algunas veces la presencia de la Corona de la cabeza, esto señala para vosotros la penetración de la Luz y su obra dentro de vosotros. Por la densificación de la Luz, por la activación de los pilares de Luz en la totalidad de los vórtices de la tierra, es hoy mucho más fácil para vosotros extraeros, sin ningún esfuerzo, de todas las ilusiones a las cuales todavía os adherís, sin por ello dejar nada o nadie, sino simplemente aceptando lo que ocurre.
El principio de la aceptación ni siquiera es ahora soltar, y todavía menos el Abandono a la Luz, sino que demuestra cuál es la sumisión a la verdad y a la eternidad de vuestro personaje. Es en esto que la aceptación permite a la Inteligencia de la Luz entrar en acción y trabajar por vosotros. Se os ha dicho muchas veces que no podéis, con vuestra persona, deshaceros de la persona. De hecho no se trata de deshacerse de ella, sino que en todo caso deshacerse de sus influencias, de sus memorias, de sus proyecciones, de su historia, de su karma o de todo lo que no es el instante presente, el HIC y NUNC.
No hay que hacer ningún esfuerzo, no hay que obtener ninguna comprensión. La aceptación, esta simple palabra, es la base y los fundamentos de lo que hay que vivir hoy, para encontrar de manera estable la Vía de la Infancia, la humildad, la transparencia, la simplicidad, la Autonomía y la espontaneidad.
Mientras haya en vosotros una no-aceptación de algo, de lo que sea, no sois libres. Y ninguna posibilidad ligada a la Inteligencia de la Luz, actuando ya no solamente con lo vibral sino directamente sobre el juego de vuestra conciencia a nivel del alma, sobre el juego de vuestra conciencia a nivel del efímero. Es el Espíritu que se revela, el Espíritu de la Verdad, el Espíritu del Sol, el Paracleto, el Coro de los Ángeles, el Impersonal. Es exactamente la misma cosa. Ser Cristo y desaparecer a sí mismo, es realizar lo que fue nombrado el sacrificio, que es el acto sagrado más perfecto en el seno de este mundo encerrado que toca a su irrevocable fin.
La íntasis es pues una de las vías posibles en el camino que os queda por hacer en el seno del efímero. Por supuesto, no estáis atados a ninguna de esas vías. De hecho no sois vosotros, como persona, quienes decidís, sino la Luz, en función de lo que encuentra como resistencia en el seno de vuestro personaje, de vuestra energía, de vuestra conciencia efímera. Comprender esto – y vivir esto – es el único paso que tenéis que hacer para ser libres. La aceptación o la sumisión a lo que sois, y no a la persona, es la garantía de vivir este Apocalipsis en la más grande de las serenidades, en la más grande de las felicidades.
Cada día que pase os ofrecerá una oportunidad cada día más grande, de realizar lo que se juega sobre la pantalla del mundo, sobre la pantalla de vuestra conciencia, en vuestro cuerpo, con vuestros allegados y en el grupo que sea.
La Libertad sostenida por la Inteligencia de la Luz, crea en vosotros una sed inextinguible que será permanentemente saciada en cuanto os reconozcáis más allá de toda historia, de todo guión. Fue llamado el Corazón del Corazón. Fue posible por los mecanismos vibratorios que habéis vivido, o que por lo menos habéis oído. Hoy el mecanismo es mucho más íntimo y directo, y concierne directamente a la conciencia, sin pasar por las vibraciones percibidas, sin pasar por la energía, sin moverse, estando simplemente en el Aquí y Ahora, totalmente fusionados, donde nada puede emerger. No se trata, propiamente dicho, de un estado meditativo ni siquiera de una alineación, sino de la Verdad que obra en vosotros. Es por esto que Ma Ananda os ha hablado de las tres vías posibles durante este período. Más informaciones os serán comunicadas con un punto de vista diferente, pero correspondiendo a los mismos elementos, por el bien amado Sri Aurobindo.
...Silencio…
Otra pregunta.
Pregunta: ¿qué hay del Fuego Ígneo que no se manifiesta totalmente al nivel del corazón?
Bien amada, ¿puedes precisar tu pregunta porque no la entiendo, aunque la haya oído?
¿Qué significa « Qué hay del »? ¿Hablas de ti?
Pregunta: sí.
¿Qué quieres decir?
Pregunta: siento el Fuego al nivel de la cabeza, de las manos y de los pies pero no al nivel del corazón.
Si el Fuego Ígneo recorre tu cuerpo salvo el corazón, quiere decir que tú misma, pienses lo que pienses, no moras en tu corazón. Está viniendo, está en curso, por una de las tres vías de las que ha hablado Ma Ananda Moyi. Tu cuerpo es la expresión. Recuerda que no hay ningún obstáculo ligado a un defecto, que sea kármico, que sea de posicionamiento, sino simplemente algunas costumbres de funcionamiento, aunque totalmente justificadas en este mundo, por lo que hayas tenido que vivir, pero que hoy no te son de ninguna ayuda.
Existe pues, para ti como para cada uno de vosotros, una programación inconsciente, que por supuesto no está solamente ligada a la moda, a las ideas que os atraviesan, sino también, y más simplemente, a las costumbres de vuestra vida, en el seno de esta vida. Es cierto que podían ser útiles en un momento dado de tu experiencia pero que hoy, aunque se haya eliminado de tus actividades, sigue actuando, sin tú quererlo, sobre el funcionamiento de la energía, de la vibración y de la conciencia.
Una de las tres vías que vives, como las otras dos vías, llevarán inexorablemente al encendido del corazón. El Fuego Ígneo crea, como sabes y como fue explicado por el Comendador, unos procesos a veces inflamatorios ligados a lo que fue nombrado unas resistencias. Por supuesto, puedes encontrar unas correspondencias simbólicas correspondientes a unos problemas, a unos sufrimientos orgánicos o psicológicos, con el origen de este comportamiento o de esta falta de visión, por así decirlo, pero reten también que no hay nada que buscar, nada que explicar, nada que comprender. Aceptar. La aceptación misma, por supuesto ocupándote de tu cuerpo si se trata de unos problemas físicos, incluso de la manera más material que sea, si es necesario.
El emplazamiento de tu conciencia es prioritario con relación a la explicación de la manifestación de la vía que has elegido, y que vives, incluso inconscientemente. Sólo hay que dejar obrar la Luz. El Fuego Ígneo, bien evidentemente, lo sabéis, ha entrado al nivel de algunas estructuras, de algunos circuitos vibrales que ya fueron activados desde hace muchos años. El Fuego Ígneo que se manifiesta en periferia y todavía no en el corazón, cuando en otros casos puede haber el Fuego Ígneo al nivel del corazón y todavía ningún Fuego Ígneo en periferia; traduce simplemente el ajuste, por la vía elegida por tu inconsciente, para acceder a la Paz eterna de tu corazón. Esta ausencia de Fuego Ígneo al nivel del corazón, cuando percibes las vibraciones y la energía, simplemente sólo traduce esto.
Ver las costumbres, ver los comportamientos, sin ningún juicio. Aceptar, asentir, ocuparse del cuerpo si el cuerpo es tocado, con lo que quieras, y luego dejar que ocurra la alquimia. Acuérdate que no puedes, por tu persona, vivir el corazón. Es justamente la total desaparición de tu persona que hace que vivas el corazón. Es en este sentido que Ma Ananda ha vuelto a subrayar lo que puede producirse actualmente.
Sea cual sea la vía y sea cual sea la ausencia de manifestación del Fuego Ígneo al nivel del corazón, o de la Corona ascensional del corazón mismo, no te preocupes más de esto. Esto era válido hace muchos años cuando habíamos forjado, por así decirlo, unas nuevas costumbres, unas nuevas energías, unas nuevas vibraciones, unos nuevos cuerpos. Todo esto ha pasado. Lo que puedo decir hoy, es que incluso tenéis que olvidar todas esas cosas porque justamente la Inteligencia de la Luz es mucho más eficaz que los ejercicios vibrales, mucho más eficaz que cualquier yoga, aunque se os ha dado, para algunos de vosotros, algunas técnicas que os permitirán, no de vivir el corazón, sino que en todo caso de poder soltar y aceptar.
Es en este sentido que he hablado de aceptación. La persona se preguntará siempre por qué ella vive tal proceso y no vive tal otro. Es normal, es la manera de funcionar de la persona, pero quiere decir, en consecuencia, que la persona sigue allí. Sin embargo no puedes vivir la integralidad de lo que eres mientras la persona esté delante en tu escenario del teatro. Bien evidentemente, el emplazamiento del observador os permite a todos ver, a todos sentir, que hayáis sentido algo o que no hayáis sentido nada hasta ahora. Hablo tanto de la energía, de las vibraciones como de las tomas de conciencia. Hay un momento, y hoy es un momento muy oportuno para esto, en el cual este Abandono a la Luz debe volverse esta Tensión hacia el Abandono y esta total aceptación. Tal y como decía Cristo: « Padre, encomiendo mi Espíritu entre tus manos. » Es decir a ti mismo, ya que no hay ningún Padre – eres tú tu propio Padre.
En cuanto el mecanismo de la conciencia esté obrando, entonces, sobre todo si el Fuego Ígneo está presente en cualquier parte excepto en el corazón, el Fuego Ígneo irá al corazón a partir del momento en que sueltes, y será inmediato. No hay ninguna demora. Creo que Ma os ha hablado de algunas vías que podían durar, a pesar de las contrariedades, hasta una semana. Lo que quiere decir que esta vía, la vía del velo, como la llamamos, desemboca inexorablemente en el corazón en un tiempo muy corto, pero si vives el Fuego Ígneo, es todavía más simple, sólo hay que aceptar. No hay que preguntarse qué es lo que hay que aceptar, es una aceptación total de todo lo que es, de todo lo que no está presente todavía en el campo de tu conciencia.
Ahí está la Gracia, no las acciones de Gracia sino los estados de Gracia que vivís, que serán cada vez más intensos, y esto desde el 7 de julio. Algunos de vosotros, por supuesto, no han esperado esta fecha para vivirlo. Otros, tampoco lo vivirán a partir del 7 de julio sino más tarde. Es esto lo que hay que aceptar, que la Inteligencia de la Luz no necesita vuestra inteligencia, no necesita vuestra persona, no necesita vuestra historia, no necesita vuestros chacras, no necesita la vibración, no necesita ninguna Corona, simplemente aceptar, decir “sí” a lo que no conoces, y vivirás lo que no conoces.
Constataréis esta evidencia, cada vez más numerosos, a medida que los días que ahora van a pasar, en cualquier ocasión, con vuestros allegados, con la familia, con la sociedad. Lo que no podéis comprender, lo que no podéis ver, necesita un único tratamiento, aunque por supuesto, en algunos casos haya que ocuparse del cuerpo de un modo muy concreto, esta palabra es “aceptación”, “aceptar”. Lo repito, esto es mucho más que el Abandono a la Luz. Puedo decir que es la asociación del Abandono a la Luz con el Aquí y Ahora, donde no existe ningún sitio para una historia, para una persona.
En cuanto aceptas, cualquiera que haya sido tu vía, y en particular en cuanto a las delicadas vías que son la vía del sufrimiento y la vía de los velos, en un caso como en el otro… La pregunta no se hace, por supuesto, para la vía de la Felicidad, que traduce justamente que todo ha sido aceptado. Dicho de otro modo, quiere decir: amate a ti misma, no como persona, aunque sea útil, sino que como principio, como Eternidad, y como perfección, que no conoces, y esto estará ahí. No hay que hacer ningún esfuerzo, sólo hay que devolver las armas y aceptar que la Luz no está destinada a magnificar a ninguna persona, sino a llevarte a descubrir la Verdad que eres. Si esto también es aceptado, entonces la aceptación es total, el Fuego Ígneo tomará todo su sitio.
...Silencio…
Otra pregunta.
Pregunta: un Liberado que no puede pensar más, ni comunicar ni comprender, y que sólo tiene ganas de tumbarse y cerrar los ojos, ¿puede estar en un proceso de pre-estasis?
Sí, esto ha sido llamado la vía del velo, que precede efectivamente a la íntasis y después el éxtasis. Tal y como lo constatas, no puedes oponerte ni luchar contra esto, porque es tu naturaleza. Concibo perfectamente que pueda ser desconcertante para la persona que lo observa, desde dentro como desde fuera, pero te corresponde saber qué quieres. Y como fue dicho, ya no puede ser la persona como antes, ya no puedes estar inscrita en el seno de unas costumbres, de unos comportamientos habituales de tu vida. El hecho de haber sido liberada pasa también, hoy, por la liberación de esos últimos comportamientos automáticos. La comunicación, sea cual sea, es también un comportamiento automático.
Os he estipulado que la forma de expresión más perfecta se llama telepatía. No utiliza, ni la palabra ni el Verbo. Dicho de otra manera, quiere decir también que todas las técnicas de comunicación, incluso las más justas, no hablo de los medios de programación utilizados por los medias sino de la comunicación muy simple, del intercambio, de la relación, de la transacción entre dos hermanos y hermanas, sea cual sea la posición de uno u otro, pasa en tu caso por la retirada interior, que no quiere decir la retirada de la vida o de las circunstancias sino que, como lo expresas tan bien, por una ausencia de deseo de comunicación, por una ausencia de necesidad de hablar. El Silencio toma todo el sitio.
Cuando Ma Ananda habló de las tres vías posibles de las actuales vivencias, os ha estipulado bien, esto concierne también a los Liberados vivientes, porque ellos también deben de dejar desaparecer algunas costumbres. De hecho, te preciso que algunos grandes seres de esta tierra, liberados vivientes en unos tiempos muy anteriores a esta época, en el siglo pasado o incluso antes, es igual, en un momento dado, podéis constatar que esos hermanos y hermanas humanos liberados han guardado incluso algunas costumbres, algunos condicionamientos. No los habían visto siendo liberados vivientes.
Hoy, lo que la Luz os pide es una perfección en la disolución de vuestro efímero con el fin de ultimar vuestra resurrección, y de ultimar y finalizar vuestro sacrificio. Entonces la vía de la Felicidad, la vía del sufrimiento, la vía de los velos, está activa también en un Liberado viviente. Es ahí donde debes aceptar. Me parece de hecho que Ma Ananda Moyi os dijo que la vía de los velos que lleva a la íntasis no debía exceder una semana a partir del momento en que lo hayas visto y lo hayas aceptado.
El silencio es una comunicación que ya no es verbal. El silencio es eficiente también en el otro, aunque no lo veas, aunque el otro, sea quien sea, necesite oírte o desee hablarte. Debes respetar esta Inteligencia de la Luz. Esta vía final que tienes que vivir es la que debes aceptar en totalidad, si no, siendo liberada viviente y liberada de la persona, das demasiada importancia a la persona, a la historia, a los miedos, aunque no tengas más miedo. Esto no es paradójico, es la estricta verdad que vais a vivir cada vez más muchos de vosotros, si no se ha hecho ya.
La palabra clave, lo repito, es “aceptación”, “aceptar”, demostrándote a ti misma que ya no estás bajo la influencia de tu persona, de tu historia y de tu vida efímera. Es así como la superposición y la disolución del efímero se realiza. Esas tres vías de las que os ha hablado Ma, son las únicas tres vías posibles, no hay otras.
Si por ejemplo vuestro interés en ver la falsedad de este mundo se vuelve demasiado importante, vais bien evidentemente, ahí también, a dar vuestra energía a la falsedad. Que sea a una persona, que sea hacia vosotros mismos, ante la sociedad, ante todas las manipulaciones y todas las inversiones que constatáis hoy. Ya no alimentas tu corazón, alimentas lo que miras. Es así como te es impuesto, como dices, la ausencia de deseo de comunicar, la vía de los velos, que es no obstante preferible, aunque pueda ser más rara que la vía del sufrimiento, con el fin de vivir la vía de la Felicidad.
Ahí está el sacrificio de la persona, incluso para el Liberado viviente que debe liberar las costumbres de la persona, no por una acción sino aceptando lo que sucede en ese momento. Que sea la Felicidad, que sea el sufrimiento, que sean los velos, no cambia nada.
...Silencio…
Preciso, ya que guardáis silencio, que existe, en el seno de los testimonios de algunas hermanas Estrellas, muchos elementos que os fueron comunicados sobre sus vivencias, en los cuales podéis encontrar una inspiración acerca de lo que representa esta acepción. Que sea para una esposa de Cristo, que sea para la Vía de la Infancia, que sea por los conocimientos y la tensión hacia el Abandono de Hildegarde, es lo mismo. Las hermanas que lo han expresado son unos modelos para vosotros, no para seguirlos sino para ver donde os situáis. Más allá de las tres vías, efectivamente, las virtudes espirituales ligadas a las doce Estrellas y los nombres que fueron atribuidos más allá de las hermanas que las llevan, es bien evidentemente una estructura que está presente en vosotros.
HIC y NUNC corresponde a dos Estrellas. Puedes también simplemente, por tu propia conciencia, por diferentes medios entre los cuales los aceites esenciales que son un excelente soporte, activar las Puertas que van, de alguna manera, a aflojar tu aceptación y permitir que se realice. Al nivel de las Estrellas, lo que es lo más importante, es lo que nombraría el Aquí y Ahora, es decir las Estrellas IM e IS, la Estrella AL, las Estrellas KI-RIS-TI, Claridad y Precisión, y en definitiva, Atracción, Repulsión. Te corresponde ver, probando, lo que te ayuda a aceptar lo que se vive.
Se os ha hablado, y en particular el Comendador, de diferentes manifestaciones posibles en la vía del sufrimiento. Ésas también pueden ser, no combatidas, aunque haya que tratar el cuerpo si se trata de algo físico, pero podéis perfectamente en ese momento permitir la liberación, por así decirlo, de los conceptos y de las ideas que frenan la aceptación. Vosotros mismos no podéis aceptar pero no obstante podéis modular, por las Estrellas, por las Puertas, algunas características de vuestro funcionamiento y favorecer, por así decirlo, la aceptación.
Si tienes la impresión por ejemplo, y si observas a nivel físico unas manifestaciones ligadas a los velos, que sea la vía del sufrimiento mezclando la vía de los velos, sabes en ese momento que hay alguna resistencia. Te basta simplemente entonces con favorecer la puesta en vibración de las Puertas y de las Estrellas, que sea con tus manos, con algunos yogas, con aceites esenciales o con cristales, por ejemplo. En ese momento, simplemente hay que ver, no lo que no va bien ya que no puedes verlo, sino simplemente favorecer. Por ejemplo si te parece que todo se vuelve borroso en la vía de los velos, bastará simplemente con trabajar con Claridad, con IM y con IS, sea cual sea el método. Bien evidentemente, no te hará aceptar, pero te aportará una claridad importante que te permitirá situarte en el instante presente en que se vive la aceptación.
Otro ejemplo. Te parece estar dispersa por fuera con una dificultad para entrar en tu interior o en el corazón. HIC y NUNC son las Estrellas indicadas, además por supuesto, de la Estrella Profundidad. Ocurre lo mismo con cada una de las problemáticas que podéis encontrar en el seno de la persona. Bien evidentemente, para los dolores físicos, puede que no sea suficiente, pero para todo lo que ataña al posicionamiento de la conciencia, será eficaz inmediatamente. Os incumbe ver cuál es la función espiritual de las Estrellas que queréis activar.
Otro ejemplo. Si existe, al nivel de vuestro cuerpo, unas manifestaciones del tipo inflamatorio, ligadas pues a las resistencias y al encuentro con la Luz – es la vía del sufrimiento –, en ese momento, os basta simplemente con tratar, por así decirlo, AL y OD, la primera parte de la cruz cardinal. En ese momento, vais a poner en sintonía vuestra materia, OD, con el Fuego. Este Fuego, paradójicamente, no va a amplificar los mecanismos dolorosos o inflamatorios, sino que va a disolver la cristalización, porque es efectivamente el Fuego Ígneo que corresponde, no al alma sino que a la Estrella AL y Unidad, las dos virtudes ligadas a la nueva tri-Unidad que permiten esta alquimia. Me parece de hecho, que uno de los Ancianos os ha comunicado el emplazamiento en el cuerpo donde poner vuestras manos para permitirlo.
Puede también tratarse, por supuesto, de cristales, y tenéis las correspondencias entre los cristales y las Estrellas, entre las Puertas también, que a veces son indicadas, sobre todo cuando es físico. Y sobre todo cuando atañe al cuerpo, y no a la cabeza y al cuello, podéis también hacer lo mismo, sabiendo que el objetivo primero de esta acción, por el medio que deseáis usar sobre vuestras Estrellas, permite levantar los obstáculos sin necesidad de preguntaros acerca del origen, de la causa. Ved simplemente lo que os falta en el seno de vuestra persona y de vuestra conciencia ordinaria, y actuad por vosotros mismos sobre vosotros mismos.
...Silencio…
Pregunta: ¿puede decir algunas palabras sobre el Femenino sagrado?
Bien amada, me parece que tenéis suficiente literatura acerca del Femenino sagrado. Te propongo que vuelvas a formular tu pregunta. No puedo permitirme hablar, aunque sea sólo durante unos minutos, de lo que ya hemos hablado y ampliamente explicado y vivido. ¿Qué quieres saber exactamente?
Pregunta: no lo sé.
El Femenino sagrado ha sido explicado ampliamente. Te reenvío pues a lo que fue dado en unos encuentros que se remontan a más de un año, a dos años. No es necesario que vuelva a hablar de ello.
Pregunta: el hecho de haber experimentado la Última Presencia, ¿puede facilitar la estasis?
Llegado el momento, sí. Siempre lo hemos dicho.
Vivir la Última Presencia, el Corazón del Corazón si prefieres, al igual que para cualquier Corona que haya vibrado, es la garantía de vuestra libertad.
...Silencio…
Otra pregunta.
...Silencio…
Bien amados hijos de la Ley del Uno, es el momento ahora para mí de dejar mi sitio. Permitidme, para agradeceros y para rendiros gracia, de mi corazón a cada uno de vuestros corazones, la Felicidad, el Amor y la Verdad.
Soy Anaël, Arcángel, os saludo en el Amor. Hasta pronto.
***
http://sabesquienerestu.blogspot.com.es/