domingo, 26 de febrero de 2017

Cartas de Shamballa 20 : Siguiendo a Jesus ( 1 )

 






Siguiendo a Jesús ( 1 )
Por el Maestro Juan El Amado, 1º de Mayo de 1960

Introducción
Amados Hijos de Mi Corazón:
Tengo el particular regocijo, en esta Semana Santa, de ofrecer las páginas de Mi Boletín al fervoroso Maestro Juan El Amado, cuyas palabras presentamos aquí para beneficio de ustedes.
Amor y bendiciones,
El Mahá Chohan

Juan El Amado habla:
Amados amigos, a quienes conocí y con quienes tuve el privilegio de servir durante el Ministerio de nuestro gran Maestro Ascendido Jesús: Los amo positivamente, sosteniendo por ustedes el “Concepto Inmaculado”, de la misma manera que lo hace la Amada Madre María, hasta que ustedes manifiesten aquí en este mundo de apariencias físicas, la perfección de su Estado Crístico.
¿Creen ustedes que de no haber sido yo entrenado por los Esenios, y de no haber recibido la asistencia privada que recibí desde el Ámbito de la Divinidad, aunque amaba tanto a Mi Maestro, hubiera podido soportar con Su Madre durante esas tres horas del Viernes Santo, cuando todos los hasta entonces nuestros amigos se habían escabullido, y hubiera podido ayudarla a sostener el “Concepto Inmaculado” para nuestro Maestro, masacrado, y sujeto a todo tipo de escarnio? Él seguía siendo bello aún después de haber retirado su aliento -tal cual se lo enseñó al principio de Su vida, el Gran Serapis en Luxor-, y haber sostenido dicho aliento durante las tres horas en la Colina del Gólgota; luego que la espada le abrió el costado y que los clavos perforaron esos benditos pies que tantas veces froté porque las arenas de Judea son calientes y Él era incesante en Su Servicio a la Vida.
Muy a menudo escuché a Su Madre decirle, "Jesús, hijo, protégete del calor del mediodía y reposa durante una hora." Pero Jesús pensaba por sí mismo. Tenía tres años para lograr lo que a la mayoría de los individuos les toma mil o dos mil encarnaciones. Él hollaba de ida y de vuelta el Sendero de Dios escogido para Él, realizando los milagros mientras que caminábamos con Él, o corríamos tras Él según lo requería la ocasión, o dormíamos tal cual lo hicieron algunos cuando sentíamos que Sus energías eran necesarias.

Belleza de pies
Amados Míos, esos bellos pies del Maestro Ascendido Jesucristo siguen hollando esta misma Tierra hoy, y en cada sitio en que se hace una huella Suya, se coloca una “Flor de Fuego” con el Amor y la conciencia de su propia Ascensión hasta el cierre de las estadía de ustedes aquí en la Tierra. Jesús no le pertenece a ninguna iglesia en particular. Jesús le pertenece a esta Tierra, a todo lo que sobre ella hay y vive en, a través y alrededor de ella; y Él es más fuerte ahora debido a los dos mil años en que Sus allegados se han pasado haciendo tratamientos, que en la época en que vestía un cuerpo de carne. Humildemente puedo decir que todavía estamos siguiendo a Jesús por el Espacio Solar, descansando algunas veces, pero esforzándonos por mantener el ritmo de paso consiguiendo la silueta de Su rastro, considerando poderlo proteger. ¿Saben ustedes lo que significa cuando las vías y sendas entre los Sistemas Solares están cerradas para pasar por un Sistema Solar? Con mucho cuidado, ustedes podrán entrar al ámbito de Helios y Vesta sin peligro alguno -esa es una dispensación que fue otorgada. Hasta lugares donde va un Ser Ascendido o Cósmico que sale de esta galaxia más allá de Alfa y Omega, en una Misión Cósmica que lo lleva a sitios donde las corrientes son tan PODEROSAS que aun Nuestro Amado Santo Aeolus no puede reconocer la forma, hasta allá va el Maestro Ascendido Jesús si surge la necesidad; y tras Él vamos Nosotros, como de costumbre, como colgados del Manto Espiritual de Su Amor, orando a Dios que se nos permita traerle de vuelta a este Sistema.
http://maestrosdecorazones.blogspot.com.es/