domingo, 30 de abril de 2017

DOCTRINA DEL CORAZÓN.- TERCERA CARTA


La vida espiritual y el amor no se acaban por el hecho de gastarlos. El gasto tan solo aumenta el acopio y lo hace mas rico y mas intenso. Tratad de ser tan felices y contentos como podáis, porque en el gozo se halla la real vida espiritual. La tristeza es solamente el resultado de nuestra ignorancia y de la ausencia de una visión clara. Así pues, debéis resistir, tanto como podáis, todo sentimiento de tristeza porque obscurece la atmósfera espiritual. Y aun cuando no podais detener completamente su aparición, no debéis dejaros vencer completamente por él. Recordad que en el mismo corazón del universo esta la Beatitud.
La desesperación no debe hallar lugar en el corazón del discípulo devoto, pues ella debilita la fe y la devoción, y de este modo provee campo para que las Fuerzas Negras combatan allí. Tal sentir es un hechizo lanzado por ellas para torturar al discípulo y si fuere posible sacar provecho de esa ilusión para ellas. He aprendido por medio de la mas amarga experiencia que la confianza en si mismo es completamente ineficaz, aun engañadora, bajo pruebas de esta naturaleza y que la única forma de escapar ileso de tales ilusiones es el dedicarse completamente a Ellos.
La razón de esto, asimismo, es completamente sencilla. Para que la fuerza sea efectiva en su oposición, debe hallarse en el mismo plano donde opera el poder que se quiere contrarrestar. Ahora bien, como esas dificultades e ilusiones no provienen del ego, este es incapaz de actuar contra ellas. Proviniendo como provienen de las Fuerzas Negras, pueden ser neutralizadas solamente por los Hermanos Blancos. Por lo tanto, para seguridad es necesario someternos - cada cual separadamente- y ser libres de todo Ahamkara.
ANNIE BESANT